• Cómo pintar un mueble de madera con acabado profesional

    ¿Hay algo más bonito que las segundas oportunidades? Nosotros creemos que no, y por eso queremos animarte a que le des una a ese mueble antiguo que tienes por casa y que estás pensando en tirar porque ya no te encaja con nada. Con nuestros consejos y unas capas de pintura, conseguirás reciclar y reutilizar una pieza, tener un mueble único que le dé un plus de personalidad a tu casa y, sobre todo, divertirte en el proceso.

    DIY sí, pero con acabado profesional

    Pintar muebles, ya sean antiguos o nuevos, de madera o de melamina, es uno de los proyectos de bricolaje más habituales que se llevan a cabo en un hogar. La razón es sencilla. Tienes un mueble que te gusta, tiene potencial, sabes exactamente dónde lo pondrías, pero el color o su acabado no te encaja. La única duda es cómo hacerlo para conseguir un resultado realmente profesional sin que eso suponga un gran desembolso económico. Te contamos todo lo que necesitas saber.

    Antes de empezar a pintar

    El material necesario, y el proceso completo de renovación, dependerán del diseño y acabado que se quiera conseguir del estado en el que se encuentra y del uso que se pretenda hacer del mueble. Tomar estas decisiones y tener estos factores en cuenta es fundamental antes de realizar la compra del material y empezar con el proyecto.

    Material para pintar muebles de madera

    • Limpiador reparador de muebles

    • Papel de lija

    • Decapante

    • Imprimación

    • Pintura

    • Cera

    • Barniz

    • Pincel o rodillo

    • Espátula

    Cómo pintar un mueble de madera: PASO A PASO

    limpieza muebles madera

    1. Preparar el mueble

    Antes de lijar, si es necesario, o empezar a pintar el mueble de madera, es fundamental limpiarlo a fondo. Eliminar cualquier resto de suciedad, polvo, grasa o mancha ayudará a que el resultado final sea mucho más profesional. Lo ideal es hacerlo con un producto específico de limpieza y reparación de muebles que ayude a eliminar la suciedad adherida a la superficie al mismo tiempo que la nutre y realza. Se puede rematar la limpieza repitiendo la operación con un trapo y alcohol de quemar.

    En esta fase de preparación, también se deberán retirar, en caso de tenerlos, los tiradores y patas del mueble y se deberán tapar con cinta de pintor aquellas partes del mueble que no se quieran pintar, según el diseño elegido.

    2. Lijar o no lijar, esa es la cuestión

    Esta es una de las dudas más frecuentes a la hora de enfrentarse a un proyecto de bricolaje de este tipo. Y la respuesta es: depende. Dependerá del tipo de pintura con la que se vaya a renovar el mueble y del estado del mismo.

    Cuando no lijar…

    • Cuando el mueble de madera está en buen estado y bien acabado.

    • Cuando se vaya a pintar con chalk paint o pintura a la tiza.

    Cuando lijar… (recuerda que siempre tienes que lijar en el sentido de la veta de la madera para evitar arañazos).

    • Cuando el mueble está barnizado o tiene acabado brillante. En estos casos, bastará con lijar el mueble directamente para retirar el brillo o barniz y que los siguientes productos se fijen mejor.

    • Cuando el mueble es de madera sin tratar. En este caso, bastará con lijarlo suavemente hasta que esté suave al tacto.

    • Cuando el mueble tiene la pintura levantada o en mal estado.

    decapado-muebles

    3. El decapado

    En aquellos casos en los que el mueble tiene muchas capas de barniz o de pintura, o están en muy mal estado, será necesario retirarlas o decaparlas antes de lijarlas. La opción más cómoda y fácil de hacerlo es con un gel decapante o quitapintura. Al aplicar el producto sobre el mueble, encoge la pintura o barniz de forma que se puede retirar fácilmente con una espátula sin dañar el soporte o superficie original del mueble. Una vez retirada, se deberá lijar esa superficie antes de pasar al siguiente paso.

    4. La imprimación

    Para conseguir un resultado profesional, es muy recomendable aplicar una capa de imprimación para madera que aumentará la adhesión y eficacia de los productos posteriores. Además, hará que el resultado final sea más homogéneo, ya que cierra el poro de la madera evitando que absorba un exceso de pintura en el mueble y quede más nivelado.

    Una vez aplicada la imprimación, se debe dejar secar el tiempo recomendado por el fabricante y, a continuación, se debe lijar suavemente con un papel de grano fino y retirar los restos de polvo con un paño húmedo.

    5. ¿Hora de pintar el mueble?

    Ha llegado la hora de pintar nuestro mueble de madera. Deberás decidir si prefieres hacerlo con pincel o con rodillo, dependiendo del acabado que quieras conseguir. El uso de rodillo siempre dejará un resultado más uniforme en caso que no se quiera que se noten las marcas de la brocha.

    También es importante que la pintura no esté demasiado espesa, para poder aplicarla de forma cómoda y evitar que queden marcas. Si está demasiado espesa se puede disolver con un poco de agua en el caso de las acrílicas o con el disolvente recomendado por el fabricante.

    Ve vertiendo pequeñas cantidades de pintura sobre la cubeta para que no se seque durante el proceso. Deja secar el tiempo que indique el fabricante y aplica otra capa para un resultado homogéneo y profesional.

    como pintar muebles madera

    6. Últimos acabados

    Una vez la pintura esté totalmente seca, se puede aplicar una cera o barniz para proteger la superficie. Los hay en distintos acabados según el resultado deseado: brillo, satinado o mate.

    Dependiendo del mueble y del diseño escogido, se puede rematar la renovación añadiéndole al mueble algunos motivos decorativos pintados a mano o con una plantilla y un spray; se le puede dar un aspecto vintage o envejecido lijando un poco los extremos; o se puede realizar un decapado en dos o más colores. Las opciones son infinitas.

    Chalk paint o pintura a la tiza, la gran aliada de los muebles

    Son muchas las opciones de pintura disponibles en el mercado para renovar un mueble o realizar otras muchas manualidades y trabajos de bricolaje pero, sin duda, la chalk paint es la gran triunfadora. Te contamos por qué.

    Ventajas de la chalk paint o pintura a la tiza:

    • No necesita lijado previo de la superficie del mueble, a no ser que la pintura o barniz estén en muy malas condiciones. En la mayoría de los casos, puede aplicarse directamente sin lijar sobre muebles de madera o de melamina.

    • No requiere capas de imprimación.

    • Fácil aplicación.

    • Cubre con una sola capa.

    • Permite un lijado muy fácil, ideal para realizar técnicas de decapado.

    • Gran variedad de tonos en acabado tiza ultramate.

    • Secado ultrarápido.

    • Se limpia con agua.

    chalk paint tiza

    COMPARTIR
  • Artículos Relacionados