• DIY en familia: cómo hacer jardines verticales

    Los días libres de Semana Santa son la ocasión perfecta para pasar tiempo con la familia y hacer aquellas cosas para las que, normalmente, no tenemos tiempo. Si además este año habéis decidido quedaros en casa, os traemos unas ideas sencillas y divertidas en las que pueden participar todos los miembros de la familia y, de paso, darle un toque de color a vuestra terraza o jardín.

    Jardines verticales

    Los jardines verticales o paredes de cultivo son montajes erguidos formados por plantas de distintas especies que decoran espacios tanto en el interior como en el exterior de casas, edificios o superficies.

    Entre sus muchos beneficios, son un elemento único de decoración que transforma cualquier espacio, además de mejorar la calidad del aire que respiramos y ser un excelente aislante térmico y acústico.

    A la hora de elegir las plantas, es importante tener en cuenta condiciones como el clima y la ubicación que tendrá el jardín vertical, ya sea interior o exterior, para elegir aquellas que mejor se puedan adaptar a ellas.

    Construye tu propio jardín vertical

    Jardín vertical en celosía

    Puede que la primera imagen que nos viene a la cabeza cuando hablamos de jardines verticales sea la de unas plantas trepadoras en una celosía de madera. Es una forma sencilla y efectiva de convertir una pared de tu terraza, jardín o balcón en un lugar más agradable y natural.

    Materiales

    MATERIAL

    • Celosía
    • Plantas trepadoras
    • Nivel
    • Taladro
    • Punzón o lápiz
    • Tacos
    • Tornillos

    1. 1.Selección de la celosía y la pared
      Una vez hayas elegido la estructura de celosía que más te guste, debes decidir en qué pared vas a instalarla. Despliégala sobre ella y, con la ayuda de un nivel, asegúrate de que esté recta marcando los puntos de fijación con un lápiz o un punzón en la pared.
    2. Jardin vertical
    3. 2.Agujeros de sujeción
      Con la ayuda de un taladro, haz los agujeros sobre los puntos marcados e introduce los tacos en ellos. A continuación, encaja la celosía dentro de los límites marcados y atorníllala firmemente a la pared.
    4. 3.Plantación de trepadoras
      Si, bajo la celosía, la superficie del suelo es de tierra, puedes plantar directamente las plantas trepadoras bajo ella. Si, por el contrario, no dispones de tierra, debes colocar un macetero justo debajo en el que plantarlas. A continuación, empieza a enrollar las ramas de la planta por la estructura de la celosía con el objetivo de que vayan subiendo y enredándose en ella. ¡Tu jardín vertical ya ha empezado!
    Jardín vertical en caja de madera

    Otra forma original de construir tu propio jardín vertical es a través de cajas de madera. Para este tipo de plantación se recomienda la elección de plantas que no necesiten mucho riego y que este se pueda hacer de forma cómoda con la ayuda de un spray o difusor de agua. Construye varias cajas, combínalas como quieras y convierte tu pared en un museo de naturaleza.

    Materiales caja de madera

    MATERIAL

    • Caja de madera
    • Barniz
    • Pincel
    • Rejilla metálica
    • Tornillos
    • Grapadora
    • Nivel
    • Tierra fértil
    • Musgo
    • Plantas

    1. 1.Preparación de la caja
      Elige una caja que tenga cierta profundidad, al menos 5 cm, y coloca una rejilla del tamaño de la misma en la parte superior. Fíjala con grapas.
    2. 2.Proteger la madera
      Pinta la madera de la caja con dos capas de barniz para impermeabilizar la madera, protegerla de la humedad y evitar la aparición de hongos.
    3. 3.Tierra y plantas
      Rellena la caja con una capa de tierra y, a continuación, empieza a introducir las plantas dentro de ella a través de los cuadros de la rejilla. Para formar el diseño deseado, te puedes ayudar de un palo o herramienta alargada que te facilite la labor. Finalmente, rellena los huecos de la rejilla con musgo o con más tierra. Humedécela ligeramente con un difusor de agua y deja que asiente en posición horizontal, al menos, unas 48 horas.
    4. 4.Ahora sí, ¡A colgarlo!
      Una vez la tierra y las plantas ya se hayan asentado en la caja, está lista para colgarse. Ayúdate de un nivel de burbuja para asegurarte de que queda recta y cuélgala en la pared como si de un cuadro normal se tratase.

      Caja de madera

    COMPARTIR
  • Artículos Relacionados