• 5 Trucos para ahorrar calefacción y mantener tu casa caliente

    Cuando las temperaturas se desploman y el frío lo invade todo, no hay nada más gustoso que llegar a casa, ponerse el pijama y disfrutar de una temperatura confortable. Pero sabemos que hay veces que mantener esa comodidad hace que nuestro bolsillo se resienta. Para evitar esa situación, traemos 5 ideas que te ayudarán a mantener la temperatura ideal en tu casa sin arruinarte. ¿Empezamos?

    5 ideas para calentar tu casa en invierno

    Existen múltiples formas de mejorar el aislamiento de tu casa con el objetivo de que el frío no se cuele en ella pero, si buscas soluciones rápidas, efectivas, sin obras y a buen precio, lo que necesitas son lo siguientes trucos para ahorrar calefacción. Aplícalos y empieza a notar la diferencia (y el ahorro).

    1. Elige las ventanas adecuadas para retener el calor

    A la hora de adquirir una ventana, es importante tener en cuenta varios aspectos de los que dependerá su eficiencia. Factores como el uso que se hace de esa estancia en concreto, el espacio disponible, sus medidas o la exposición del piso o la casa a la radiación solar, al frío o al ruido son clave antes de decidir el material, el tipo de apertura y de cristal que tendrán nuestras ventanas.

    1. 2. Pon a punto tus radiadores

      Los radiadores son tu principal arma contra el frío en casa pero, si no están funcionando de forma eficiente, tardarán más tiempo en conseguir la temperatura ideal y les costará mantener esa sensación de confort. Si notas que tus radiadores no calientan de forma uniforme, con tanta eficiencia como antes o si hacen ruidos extraños, como de gorgoteos, es probable que haya llegado el momento de purgarlos.

      Durante el año, se suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden la correcta circulación del calor. Purgar tus radiadores es una forma rápida y fácil de conseguir que vuelvan a funcionar a pleno rendimiento.

        Purga tus radiadores: PASO A PASO

      1. 1) Apaga tu sistema de calefacción. El radiador debe estar frío para que la bomba de la caldera no mueva el circuito de agua y, junto a ella, el aire acumulado en el sistema del radiador.

      2. 2) Cierra la llave de paso de agua al radiador que se va a purgar.

      3. 3) Coloca un recipiente en la parte inferior de la válvula que recoja el agua que saldrá de la misma al aflojarla en el siguiente paso.

      4. Radiador calefacción Brico Depôt

        Radiador toallero Brico Depôt
      5. 4) Utiliza la llave del radiador o un destornillador de punta plana para aflojar la válvula de purgado que se encuentra en la parte superior izquierda o derecha del radiador según el modelo. Mantenla abierta hasta que empiece a salir agua de forma constante y sin gorgoteos.

      6. 5) Cierra la válvula y repite el proceso con el resto de radiadores de tu casa.

        Si has purgado correctamente tu radiador pero todavía no calienta como debería, será mejor que llames a un especialista en calefacción para que determine cuál es el problema.

      Truco casero: refleja el calor de los radiadores con una lámina reflectante

      Una lámina reflectante colocada sobre los radiadores o unas láminas de cartón forradas con papel de aluminio colocadas de forma discreta entre la pared y el radiador te ayudarán a mantener la habitación a una temperatura acogedora y a reducir los gastos de calefacción. El material reflectante evitará que el calor se pierda por la pared y lo reflejará de regreso a la estancia.

      Recuerda que no se recomienda utilizar los radiadores para secar la ropa, puesto que reduce su eficiencia y aumenta su consumo, y que tampoco se deben colocar muebles delante.

    2. 3. Viste tu casa con los mejores textiles

      Abriga tu casa con alfombras

      Gran parte del calor que se escapa de tu hogar lo hace justo por debajo de tus pies. Dependiendo del tipo de suelo y su material, este conservará más o menos calor. Una de las formas más rápidas y eficaces de evitar este problema es vistiendo tu suelo con alfombras. Aportan a la sala un aspecto cálido y son muy decorativas, además de reducir la sensación de frío del suelo.

      Abre la ventana al confort

      Y ciérrasela al frío. En los meses de invierno, el calor se escapa sobre todo por las ventanas. Una manera rápida y eficaz de evitarlo es invertir en unas cortinas de tejido grueso. Además de frenar la entrada de frío, se convertirán en la excusa perfecta para darle un nuevo toque decorativo a la habitación. Cuanto más grueso sea el tejido de la cortina, mayor será su efecto aislante.

      Si deseas mantener el calor en tu hogar, acuérdate de dejar las cortinas abiertas durante el día, cuando el sol incide en la ventana, para que caliente el interior de la habitación. Por el contrario, ciérralas antes de que se haga de noche. Es una forma eficiente, sostenible y gratuita de climatizar tu casa. ¡Ah sí! Y recuerda que, en invierno, basta con ventilar la casa 10 minutos al día.

      abrir las persianas durante el día para que entre el sol

      Y no te olvides de las persianas…

      Abrir las persianas durante el día para que entre el sol y bajarlas cuando se pone o tapar las filtraciones que pueda haber en las cajas de las persianas y los marcos de las ventanas son acciones que pueden llevarte a ahorrar hasta un 15% en tu factura en calefacción.

    3. 4. Protege tus paredes del frío

      Identifica cuáles son las paredes más frías de tu hogar tocándolas con la mano: normalmente son las que están orientadas hacia el norte. Una vez seleccionadas, decide con qué método decorativo quieres revestirla. Los frisos de madera, los paneles de corcho o la pizarra, además de frenar la entrada del frío a través de la pared, le darán un toque decorativo único a la estancia. Otra solución que nos encanta es colocar una estantería llena de libros frente a la pared.

    4. 5. Stop filtraciones

      Las filtraciones más frecuentes son las de la puerta de entrada, las cajas de las persianas y los marcos de las ventanas. Puede que no nos demos cuenta pero, a través de las grietas y huecos de estas zonas, se escapa el calor generado en casa y entra el frío del exterior. Para cada tipo de filtración, existe una solución específica destinada a corregirlo:

      • Puertas de entrada: los burletes bajo puerta se fijan a la base de la puerta y evitan la entrada de corrientes de aire por debajo de la hoja. Los hay de distintos tipos (cepillo, espuma, etc.), materiales y acabados para que se integren con el modelo de puerta que tengas.

      • Cajas de persianas: coloca una placa de material aislante como la espuma dentro de la caja para evitar las filtraciones de frío del exterior y vuelve a cerrarla.

      • Ventanas: los burletes de silicona evitan el paso de aire por las juntas, evitando pérdidas de calor sellando por completo la junta al cerrar la ventana. Son autoadhesivos y muy fáciles de instalar.

      • Rendijas: si descubres rendijas por las que se cuela el aire frío en tu casa, cúbrelas con masilla o silicona.

    Extra tips

    • La temperatura ideal: recuerda que, durante el día, la temperatura de tu hogar debe estar entre los 19ºC y los 22ºC para conseguir una sensación de confort. Cada grado de más supone un incremento de un 7% en tu factura energética.

    • Por la noche, un poco más baja: para conseguir un buen descanso por la noche, en el dormitorio mantén una temperatura de entre 15-17ºC.

    • El termostato, tu mejor amigo: regula la calefacción en base a tus horarios y el tiempo que pasas en casa para no aumentar el gasto de forma innecesaria. Recuerda que tampoco es recomendable calentar habitaciones que no usas.

    COMPARTIR
  • Artículos Relacionados