Brico Depôt España, enseña de construcción, reforma y bricolaje, ha superado favorablemente la auditoría de Bureau Veritas, empresa líder en inspección, certificación y ensayos, alcanzando con éxito la certificación Global Safe Site.

Esta certificación forma parte de la iniciativa lanzada a nivel global "Reinicia tu Negocio con Bureau Veritas ", para asegurar el cumplimiento de las nuevas medidas de seguridad derivadas de la pandemia del COVID-19. Así, la compañía ha verificado que Brico Depôt ha implementado correctamente los protocolos de seguridad, higiene y desinfección en sus establecimientos en relación a las tres principales áreas de actuación de la industria del retail: personas, procesos e instalaciones.

Tal y como explica Mike Foulds, CEO de Brico Depôt Iberia, “continuamos invirtiendo todos los recursos disponibles para poder dar respuesta a las altas demandas surgidas a raíz del COVID-19, priorizando en todo momento la salud y la seguridad tanto empleados como de clientes. Estamos orgullosos de contar con esta certificación, con la que aseguramos la implementación de las medidas de seguridad e higiene necesarias. Queremos ofrecer, así, una experiencia de compra óptima, con la que nuestros clientes puedan adquirir productos esenciales para el hogar”.

“La obtención de esta certificación pone de manifiesto todo el esfuerzo y trabajo realizado por parte de Brico Depôt para superar la auditoría de Bureau Veritas, y su intención de velar por la salud de sus trabajadores y de sus clientes. Global Safe Site permite cumplir con las condiciones sanitarias requeridas, ofreciendo una reapertura en las mejores condiciones”, afirma Bertrand Martin, Presidente Ejecutivo de Bureau Veritas España y Portugal.

La compañía, previamente a la apertura de sus tiendas al público, diseñó un protocolo de retorno a la normalidad con el que se han formado a los empleados para que implementen estrictamente las medidas de seguridad e higiene y se les ha entregado equipos de protección individual (EPI). Las tiendas disponen de termómetros infrarrojos con los que poder medir la temperatura de los trabajadores y se han instalado estaciones de desinfección en las entradas. Además, se ha señalizado en el suelo el recorrido y sentido de la circulación, entradas y cajas, así como los puntos de distancia de seguridad requerida y de un sistema claro de filas.
Entre las medidas implementadas, se determinó un aforo máximo en los establecimientos, también en las áreas de recogida y devolución de producto; se han señalizado los puntos de entrada y salida para controlar el flujo de clientes y se han cerrado pasillos temporalmente para aliviar cualquier acumulación de clientes. Además, se ha puesto a disposición de los visitantes geles desinfectantes, se han instalado pantallas en las cajas y se promueve el pago con tarjeta o móviles. La desinfección contante de las tiendas y de los productos devueltos es también una práctica obligatoria. En lo relativo a los espacios reservados para el descanso de los trabajadores, la compañía ha diseñado también una serie de medidas con las que garantizar la seguridad e higiene.