Una casa demasiado pequeña, el exceso de ruido e instalaciones de baño inapropiadas son los tres principales problemas de la vivienda que la pandemia de la #COVID19 ha empeorado.

Esta es una de las conclusiones del informe “Si las paredes hablaran” que hemos elaborado a través de nuestra matriz, Kingfisher, para analizar y abordar el problema de la vivienda mal acondicionada.

A lo largo de este año, nuestras casas han ganado un especial protagonismo en nuestras vidas; especialmente, para aquellos que residen en hogares mal acondicionados, la pandemia ha empeorado la forma en la que viven.

Nuestro informe, basado en una encuesta a 7.000 personas en Reino Unido, Francia, España, Polonia y Rumanía, no solo revela que millones de personas viven en hogares mal acondicionados, sino que también muestra las consecuencias negativas que conlleva y que la pandemia ha agravado, tanto en el plano de la salud física como mental, además de otros aspectos de sus vidas.

Podéis leer la noticia en detalle en el siguiente link: https://lnkd.in/gf32GtQ