• Cómo preparar una pared antes de pintar

    Pintar las paredes de casa es una de las tareas de bricolaje que más a menudo nos animamos a realizar nosotros mismos pero, aunque es aparentemente sencilla, es fundamental hacerlo preparando bien las superficies para conseguir un resultado profesional. Te contamos cómo hacerlo paso a paso para que lleves tu trabajo de pintura al siguiente nivel.

    Preparar superficies para pintar: Paso a paso

    • Quitar la pintura anterior o papel pintado de la pared

      Lo primero que debes considerar al enfrentarte a una superficie es si será necesario eliminar el revestimiento o pintura anterior o si se puede pintar sobre ellos. En el caso del papel pintado, siempre es más recomendable extraerlo para conseguir el mejor acabado. Según el tipo de papel pintado que haya, la extracción requerirá más o menos pasos:


      Pasos para eliminar el papel pintado

      1. 1

        Haz unos cortes sobre el papel pintado en forma de cruz con la ayuda de un cúter y asegurándote de no arañar la pared de atrás.

      2. 2

        Remoja el papel pintado con una esponja y agua caliente para facilitar la extracción. Moja la pared por partes y déjalo reposar durante unos 5 minutos hasta que el papel se ablande. Pon especial atención al trabajar en zonas cerca de interruptores y enchufes.

      3. 3

        Desliza una espátula o cuchillo sobre los cortes anteriormente realizados y ve extrayendo, parte por parte, el máximo de papel pintado. Si tienes dificultades para hacerlo incluso después de reblandecerlo con agua, prueba impregnándolo con un producto decapante o quitapintura y continúa con el proceso de la misma forma.

      4. 4

        Es posible que te hayan quedado algunos pequeños trozos de papel pintado que no puedas quitar con la espátula. Extráelos con la ayuda de un papel de lija de grano fino.

      Pintura de la pared, ¿Es necesario eliminarla?


      Si, en cambio, estás ante una pared pintada, el proceso dependerá del tipo de pintura que sea. En el caso de las pinturas plásticas, si el estado de la pared es bueno, se puede pintar perfectamente sobre esa capa. En el caso de la pintura al temple, es mejor quitarlas antes de pintar ya que, de lo contrario, podría resquebrajarse o levantarse en el futuro. Comprobar si la pintura es al temple es relativamente fácil. Bastará con humedecer la superficie y rasparla con la ayuda de una espátula. Si esta se levanta sin dificultad, se trata de pintura al temple y deberás proceder a quitarla con la ayuda de un gel decapante o producto quitapinturas y la ayuda de la espátula.

    • Estudiar las superficies

      Antes de empezar a pintar, es imprescindible que inspecciones con detenimiento el estado de las superficies para descubrir si tienen grietas, agujeros o desperfectos a corregir. Préstale especial atención a las esquinas y a las zonas de alrededor de los cercos de las puertas y ventanas. Localízalos y toma nota de su tipología para repararlos en los pasos siguientes.

    • Preparar la superficie antes de pintar las paredes

      Cinta de carrocero de Brico Depôt para proteger muebles
    • Proteger los elementos que puedan mancharse

      Es una tarea minuciosa pero absolutamente imprescindible para conseguir un buen resultado. Recubre suelo, muebles, cercos de ventanas y puertas, enchufes o interruptores con cinta de pintor y plástico o papel protector desechable para evitar que se manchen de pintura cuando empieces la tarea.

    TIPOS DE REPARACIONES EN PAREDES ANTES DE PINTAR

    REPARACIÓN DE GRIETAS

    • Preparar las grietas para su reparación

      Con la ayuda de una espátula, agranda ligeramente las grietas que quieras reparar y elimina el polvo que quede con la ayuda de un pincel seco. Una vez hecho, pulveriza un poco de agua sobre ella. La humedad ayudará a que la masilla de relleno se aplique mejor.

    • Papel de lija Brico Depôt

    • Aplicar la masilla de renovación

      Aplica la pasta directamente sobre la grieta con la ayuda de la espátula o llana flexible de arriba a abajo y de forma perpendicular a la grieta. Aplica poca cantidad cada vez y retira el producto sobrante con la espátula en un movimiento vertical.

    • DEJAR SECAR LA PASTA

      Deja secar la masilla sobre la grieta el tiempo indicado por el fabricante y, una vez transcurrido ese tiempo, pásale un taco o papel de lija para suavizar y nivelar la superficie. Elimina el polvo sobrante tras el lijado con un trapo.

    REPARACIÓN DE AGUJEROS

    Tapar agujeros en la pared

    Si tienes agujeros de tacos que ya no cumplen ninguna función tienes dos alternativas: dejar el taco dentro y que sirva de relleno o sacar el taco y rellenar el orificio con un trozo de gasa o papel. En cualquier caso, remata la faena aplicando masilla de renovación de la misma forma que con la reparación de grietas.

    REPARACIÓN DE ESQUINAS

    Reparar esquinas descorchadas

    Reconstruye las partes golpeadas de las esquinas con la ayuda de una regla o trozo de madera que te sirva como tope y aplicando la masilla de relleno con el mismo proceso que en los casos anteriores.

    Reparar grietas en la pared antes de pintarlas

    En superficies previamente pintadas, no es raro encontrar pintura resquebrajada o mal adherida que deberás extraer con cuidado con la ayuda de una espátula. Hazlo despacio para arrastrar la menor cantidad de pintura. Una vez extraída, lija la superficie con un taco de lija flexible de grano fino para igualar.

    CÓMO QUITAR HUMEDADES O MOHO DE LA PARED

    El moho es frecuente en zonas de la pared o el techo que están en contacto con humedad ambiental y poca ventilación. Suele desaparecer fácilmente al lavarse con un paño húmedo con lejía. Tras hacerlo, es importante que dejes secar la zona por completo antes de empezar a aplicar la imprimación. Si este es un problema persistente en tu hogar, recomendamos la aplicación de una primera capa de pintura plástica antimoho para prevenir el problema y la posterior utilización de pinturas específicas con resistencia al moho y la humedad.

    Cómo quitar humedades o moho de la pared

    Aplicar la imprimación

    Una vez reparados todos posibles desperfectos de la superficie a pintar y con todos los elementos cubiertos, llega el momento de aplicar la capa de imprimación. Este producto sella los poros de la pared para que esta absorba menos pintura, garantiza una distribución más uniforme, una mejor adherencia de la pintura y una cobertura completa del color anterior.

    Se aplica de la misma forma que la pintura normal, con un pincel y un rodillo. Deja secar el tiempo recomendado por el fabricante.

    ¡Tu superficie ya está lista para ser pintada!

    COMPARTIR
  • Artículos Relacionados