Cómo reparar una baldosa rota paso a paso

Los suelos de cerámica son una gran opción conocida por su versatilidad y resistencia, pero eso no quita que, debido a algún descuido o accidente, puedan dañarse o agrietarse; especialmente en las zonas de mayor uso de la casa. Si te ha pasado esto, en este post te explicamos cómo reparar la baldosa rota tú mismo paso a paso. ¡Empezamos!

¿Cómo reparo una baldosa rota?

El tipo de reparación y el resultado obtenido cambia mucho si se trata de una baldosa que se ha partido pero de la que dispones de una pieza de recambio; o si, por el contrario, se ha roto en trozos no reconstruíbles y no dispones de pieza de repuesto. Hoy vamos a explicar cómo proceder en ambos casos, tanto para substituir como para reparar una baldosa rota o que se ha dañado.

Cambia tu baldosa rota por una de repuesto

Si se te ha roto una baldosa pero dispones de una nueva loseta para cambiarla, este es el material que necesitarás para la reparación:

MAZA GOMA NEGRA MAGNUSSON
MAZA GOMA NEGRA MAGNUSSON

5,95€

comprar ahora

Paso a paso

MORTERO PARA REPARACIÓN DE FACHADAS 25 KG
MORTERO PARA REPARACIÓN DE FACHADAS 25 KG

15,95€

comprar ahora

LLANA DENTADA ALICATADO 10X10 MM DIENTE BELLOTA
LLANA DENTADA ALICATADO 10X10 MM DIENTE BELLOTA

5,95€

comprar ahora

Paso 1: Rascar las juntas

Rasca las juntas de la baldosa que quieras cambiar con cuidado de no dañar las baldosas que la rodean hasta llegar a una profundidad de aproximadamente de 1 cm. Si las juntas están demasiado duras y son anchas, puedes usar una radial para ayudarte.

Paso 2: Romper la baldosa rota

Coloca un punzón en el centro de la baldosa y clávalo con la ayuda de un martillo hasta que empiecen a saltar fragmentos. Recuerda proteger tus ojos con unas gafas de seguridad y usar guantes para no cortarte con los fragmentos más afilados. Ten cuidado de no perforar más allá del grosor de la baldosa con el punzón.

Paso 3: Retirar los fragmentos de la baldosa y el adhesivo

Retira los fragmentos de baldosa que se hayan desprendido y, con la ayuda de un cincel y un martillo, despega el resto de adhesivo o cemento cola que haya quedado en el hueco hasta dejarlo totalmente liso. Hazlo con cuidado de no deslizar la herramienta por debajo de las baldosas de alrededor. Al acabar, pasa un cepillo por la zona para retirar los restos de polvo.

Paso 4: Preparar el cemento cola

Prepara la mezcla del cemento cola bajo las condiciones indicadas por el fabricante y aplícalo en el hueco con la ayuda de una llana dentada haciendo varias pasadas hasta que quede todo al mismo nivel. Aplica también una pequeña cantidad de cemento cola en los extremos de la base de la baldosa para reforzar el pegado y colócala en el hueco. Da unos ligeros golpes con un mazo de goma para que la baldosa quede bien pegada.

Paso 5: Rellenar las juntas

Coloca crucetas en las juntas de los cuatro lados de la baldosa para que el grosor de estas sea el mismo en cada caso. Aplica mortero y rellena los huecos pasando la espátula por encima. Acaba de extender la pasta sobre la baldosa con la ayuda de una llana de caucho y retira posibles excesos de pasta. Deja secar el tiempo indicado por el fabricante y limpia la zona con un trapo húmedo.

Repara tu baldosa rota

Si se te ha roto un trozo de baldosa y no dispones de ninguna de repuesto, puedes optar por una opción intermedia que, a pesar de no ofrecer un resultado perfecto, evitará tener el hueco abierto en el suelo y disminuirá el riesgo de tropezones e incluso que la baldosa se rompa todavía más. Este es el material que necesitarás para la reparación:

MASILLA REPARADORA TANGIT 110 G
MASILLA REPARADORA TANGIT 110 G

14,45€

comprar ahora

Paso a paso

PAPEL DE LIJA AL AGUA GRANO 180
PAPEL DE LIJA AL AGUA GRANO 180

0,75€

comprar ahora

BROCHA REDONDA UNIVERSAL 15 MM
BROCHA REDONDA UNIVERSAL 15 MM

1,15€

comprar ahora

Paso 1: Limpiar la zona

Limpia la superficie del hueco retirando los restos de cemento cola que puedan quedar. Pasa un cepillo para eliminar el polvo.

Paso 2: Aplicar la masilla

Al no poder recuperar el trozo de baldosa que se ha roto, la mejor opción es rellenar el hueco con una masilla reparadora. Corta el trozo de masilla que necesites en función del tamaño del hueco a rellenar y amasa bien hasta que quede de un único color. Una vez obtengas la masa homogénea, rellena el hueco en su totalidad aplicando presión con los dedos. Puedes aplanar la masa pasando una espátula por encima o puedes dejar secar y lijar posteriormente.

Paso 3: Pinta la masilla

Una vez seca la masilla, puedes pintar sobre ella para mejorar el acabado. Si no lo has hecho antes, pásale por encima el papel de lija hasta igualar la superficie lo máximo posible y pinta con el tono de pintura acrílica con acabado brillante que más se parezca al color de tus baldosas. Espera el tiempo recomendado por el fabricante para el secado de la pintura. ¡Ya tienes reparada tu baldosa!

Este post fue propuesto por nuestro seguidor @pere331. Esperamos que te sea útil.

¡Gracias por formar parte de nuestra familia de #bricolovers!

ARTICULOS RELACIONADOS