• 6 Trucos para ahorrar en la calefacción de tu hogar

    Durante las estaciones frías, la calefacción pasa a ser uno de los principales gastos del hogar, sea cual sea el sistema de climatización que tengas instalado. El consumo de energía generado por la calefacción puede suponer hasta un 50% del gasto de tu factura. No por ello debemos dejar de utilizarla ni sacrificar la sensación de confort que genera en nuestros hogares. Simplemente debemos aprender a utilizarla de forma más eficiente. Te contamos cómo.

    ¿Sabes cómo conseguir un bajo consumo de tu calefacción?

    Ahorrar energía haciendo un buen uso de tu sistema de calefacción es posible aplicando unas sencillas soluciones que te ayudarán a ahorrar en tu factura energética sin renunciar a la comodidad y al confort de un hogar correctamente climatizado.

    Antes de presentar los consejos, es importante responder a la pregunta que todo el mundo se plantea cuando decide empezar a ahorrar energía:

    ¿A qué temperatura hay que poner la calefacción para ahorrar?

    Durante el día, la temperatura ideal para calentar una casa es entre los 19ºC y los 22ºC. Con cada grado que se aumente respecto esta horquilla, se elevará un 7% el gasto de energía de tu factura.

    Por la noche, será suficiente mantener una temperatura de entre 15ºC y 17ºC. No se trata de poder ir en manga corta por la casa, sino de mantener una sensación de confort haciendo uso de mantas, nórdicos y la ropa correspondiente de la estación.

    Otro dato importante es que es preferible mantener una temperatura constante antes que provocar grandes subidas y bajadas que se traducirán en un gasto extra. Esto te será más fácil de controlar si dispones de un termostato, herramienta que te permitirá mantener una temperatura óptima durante todo el día y ahorrar hasta un 10% en tu consumo energético.

    6 trucos para ahorrar en calefacción

    • 1. Sistemas de calefacción con Wi-Fi

      Los nuevos sistemas de calefacción inteligentes con Wi-Fi integrado te permiten controlar y programar la temperatura desde cualquier sitio a través de una aplicación a la que puedes acceder desde tu smartphone, tableta u ordenador. De esta forma, podrás programar el encendido de la calefacción de la forma más eficiente: una hora antes de llegar a casa.

    • 3. Aprovechar la luz natural para conseguir calor en tu hogar

      Las horas de luz durante el día te pueden ayudar a acumular calor en tu hogar y reducir así el consumo de sistemas de calefacción. Aprovéchalo y mantén las persianas subidas durante el día. Bájalas por la noche y corre las cortinas para retener el calor acumulado. Recuerda también que, en invierno, 10 minutos de ventilación diarios son suficientes.

      Luz natural trucos para ahorrar calefacción
    • 5. El aislamiento es un sistema de calefacción en si mismo

      Y explicamos por qué. Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), hasta el 30% de las necesidades de climatización de un hogar en invierno pueden deberse a las pérdidas de calor producidas por un mal sistema de aislamiento en puertas y ventanas. Un sistema de aislamiento eficiente podría reducir el consumo de calefacción hasta un 15% con el consiguiente ahorro en la factura energética. Instalar ventanas con doble cristal puede reducir hasta un 50% la pérdida de calor, así como tapar las rendijas de puertas y ventanas con masilla o silicona.

      Sistema de aislamiento térmico Brico Depôt
    • 2. Es tentador, pero no uses los radiadores para secar la ropa

      Cuando enciendes la calefacción, el aire se calienta al entrar en contacto con los radiadores y, al hacerlo, este va hacia arriba. Al poner ropa sobre los radiadores, este flujo de aire se corta y dificulta su distribución por toda la casa. Por este motivo, aunque en invierno sea muy apetecible y rápido secar la ropa encima de ellos, te estará ocasionando más gasto que beneficio. Es más recomendable colocar el tendedero cerca del radiador, sin taparlo. Tardará más en secarse, sí. Pero ahorrarás dinero.

    • 4. Tu sistema de calefacción, tus horarios

      Parece obvio, pero regular la calefacción en base a tus horarios y el tiempo que pasas en casa es clave para el ahorro. Si no llegas a casa hasta la noche, no la dejes encendida durante todo el día, aunque sea a baja temperatura, ya que aumentará tu gasto de forma innecesaria. Si tienes la posibilidad, bastará con programar su encendido una hora antes de llegar para disfrutar de esa sensación de confort.

      Tampoco es recomendable calentar habitaciones que no usas. Ahorra energía cerrando las llaves de los radiadores de las habitaciones que no vayas a usar.

    • 6. Sistema de calefacción con buen mantenimiento, sistema de calefacción eficiente

      Realizar un mantenimiento periódico del sistema de calefacción de nuestra vivienda, sea el que sea, es fundamental para garantizar su eficiencia energética.

      • Mantenimiento de la caldera

        Revisar la caldera anualmente para comprobar si pierde o no energía y renovarla llegado el momento por una de bajo consumo es una inversión que merece la pena y que se acaba amortizando en pocos años con el ahorro energético que se haga mes a mes.

      • Mantenimiento de los radiadores

        Cada invierno, antes de empezar a utilizarlos, se recomienda que se purguen o, lo que es lo mismo, que se extraiga el aire de su interior. Durante el año, se suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, si no se extraen, el radiador no puede calentar con la máxima potencia. Purgarlo facilitará una mejor circulación del calor y te hará ahorrar energía.

      • Mantenimiento del aire acondicionado

        Para que tu aparato de aire acondicionado funcione de forma eficiente, es imprescindible limpiar el filtro una o dos veces al año. Cuando el filtro está sucio, el sistema necesita más energía para conseguir la temperatura indicada. Estos filtros se pueden limpiar fácilmente con agua templada y jabón y solo debes asegurarte de que estén totalmente secos antes de volver a colocarlos.

    • 1. Sistemas de calefacción con Wi-Fi

      Los nuevos sistemas de calefacción inteligentes con Wi-Fi integrado te permiten controlar y programar la temperatura desde cualquier sitio a través de una aplicación a la que puedes acceder desde tu smartphone, tableta u ordenador. De esta forma, podrás programar el encendido de la calefacción de la forma más eficiente: una hora antes de llegar a casa.

    • 2. Es tentador, pero no uses los radiadores para secar la ropa

      Cuando enciendes la calefacción, el aire se calienta al entrar en contacto con los radiadores y, al hacerlo, este va hacia arriba. Al poner ropa sobre los radiadores, este flujo de aire se corta y dificulta su distribución por toda la casa. Por este motivo, aunque en invierno sea muy apetecible y rápido secar la ropa encima de ellos, te estará ocasionando más gasto que beneficio. Es más recomendable colocar el tendedero cerca del radiador, sin taparlo. Tardará más en secarse, sí. Pero ahorrarás dinero.

    • 3. Aprovechar la luz natural para conseguir calor en tu hogar

      Las horas de luz durante el día te pueden ayudar a acumular calor en tu hogar y reducir así el consumo de sistemas de calefacción. Aprovéchalo y mantén las persianas subidas durante el día. Bájalas por la noche y corre las cortinas para retener el calor acumulado. Recuerda también que, en invierno, 10 minutos de ventilación diarios son suficientes.

      Trucos para ahorrar en calefacción: luz natural
    • 4. Tu sistema de calefacción, tus horarios

      Parece obvio, pero regular la calefacción en base a tus horarios y el tiempo que pasas en casa es clave para el ahorro. Si no llegas a casa hasta la noche, no la dejes encendida durante todo el día, aunque sea a baja temperatura, ya que aumentará tu gasto de forma innecesaria. Si tienes la posibilidad, bastará con programar su encendido una hora antes de llegar para disfrutar de esa sensación de confort.

      Tampoco es recomendable calentar habitaciones que no usas. Ahorra energía cerrando las llaves de los radiadores de las habitaciones que no vayas a usar.

    • 5. El aislamiento es un sistema de calefacción en si mismo

      Y explicamos por qué. Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), hasta el 30% de las necesidades de climatización de un hogar en invierno pueden deberse a las pérdidas de calor producidas por un mal sistema de aislamiento en puertas y ventanas. Un sistema de aislamiento eficiente podría reducir el consumo de calefacción hasta un 15% con el consiguiente ahorro en la factura energética. Instalar ventanas con doble cristal puede reducir hasta un 50% la pérdida de calor, así como tapar las rendijas de puertas y ventanas con masilla o silicona.

      Aislamiento térmico Brico Depôt
    • 6. Sistema de calefacción con buen mantenimiento, sistema de calefacción eficiente

      Realizar un mantenimiento periódico del sistema de calefacción de nuestra vivienda, sea el que sea, es fundamental para garantizar su eficiencia energética.

      • Mantenimiento caldera

        Revisar la caldera anualmente para comprobar si pierde o no energía y renovarla llegado el momento por una de bajo consumo es una inversión que merece la pena y que se acaba amortizando en pocos años con el ahorro energético que se haga mes a mes.

      • Mantenimiento radiadores

        Cada invierno, antes de empezar a utilizarlos, se recomienda que se purguen o, lo que es lo mismo, que se extraiga el aire de su interior. Durante el año, se suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, si no se extraen, el radiador no puede calentar con la máxima potencia. Purgarlo facilitará una mejor circulación del calor y te hará ahorrar energía.

      • Mantenimiento aire acondicionado

        Para que tu aparato de aire acondicionado funcione de forma eficiente, es imprescindible limpiar el filtro una o dos veces al año. Cuando el filtro está sucio, el sistema necesita más energía para conseguir la temperatura indicada. Estos filtros se pueden limpiar fácilmente con agua templada y jabón y solo debes asegurarte de que estén totalmente secos antes de volver a colocarlos.

    COMPARTIR
  • Artículos Relacionados